miércoles, 13 de junio de 2012

Venga, vamos, venga, vamos...

Quiero que se levante para evitar que mis riñones se resientan, tengo que hacerlo venir detrás de mí para peinarlo. Peeero él ya se sabe la cantinela cuando empiezo a insitir "venga vamos" y se hace el remolón. Hace galletas con los puños, ronronea, lo quieres tomar y se deja el peso muerto... xD todo sea para que lo tome en brazos y ya de paso le dé mimos...

14 comentarios:

  1. Jajajajaja ¡qué tunante! ¡Anda que no se lo tiene bien aprendido!
    La verdad es que el chico es guapo, guapo, como para resistirse a esa carita.
    Edgar hace lo mismo, pero él ante cualquier situación. Viene hacia mí y se tira dramáticamente al suelo y empieza a rodar para que lo acaricie.
    Malditos...

    ResponderEliminar
  2. ¡Mira que es guapo! Si son unos cameladores ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. vaya que sí... no me puedo resistir :)

      Eliminar
  3. Pero qué morro que tiene... y encima te mira con cara de "no te hagas la remolona, ya sabes lo que quiero".. jeje..

    ResponderEliminar
  4. Menudo bicho!! Y encima ronronea como diciendo, voy a conseguir lo que quiero y además me gusta mientras lo consigo.

    ResponderEliminar
  5. Vaya vaya que malo es, vaya morro, por cierto te he visto en la revista de royal canin muy guapo el gato del mes ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. síii!!!! qué ilusión me hizo salir! :)))))

      Eliminar
  6. jajaja qué gracioso es, cuando hace eso con las patas, parece que te diga a tí 'vamos vamos' :P

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. para que luego digan que los gatos son inexpresivos... conociéndolos un poco, se pueden interpretar bien sus gestos :D

      Eliminar